Actualización permanente de información y formación en Movilex para el mejor desarrollo de nuestra actividad

Hace unos días se celebraba en Mérida una jornada informativa, organizada por la Asociación Extremeña de Desguaces CATEX y la Asociación Española del Desguace y Reciclaje del Automóvil (AEDRA), donde se abordaron cuestiones de importancia para el ámbito de actuación de los Centros Autorizados de Tratamiento. Por ello, por la necesidad de estar permanentemente alerta a las novedades del sector y como Centro Autorizado de Tratamiento, Movilex estuvo presente en la cita a través de la responsable de Medio Ambiente, Fabiola Sánchez, el director comercial, Carlos Castro y la técnico de logística de entradas, Alba Sánchez.

Los cambios en la normativa que rigen la actividad de empresas como la nuestra, la permanente necesidad de estar actualizados e informados, y el interés por estar al día en nuestra labor habitual, motivaron esta presencia de Movilex en la jornada a la que asistieron distintos responsables de la Administración regional, la DGT, el SEPRONA o las asociaciones del sector, AEDRA y SIGRAUTO.

En el orden del día, los puntos tratados estaban relacionados con el Real Decreto 20/2017 de 20 de Enero, sobre los vehículos al final de su vida útil; así como la Instrucción l6/V-123 del Ministerio de Interior, DGT, sobre el procedimiento de custodia y destrucción de los expedientes; la Instrucción V122 y bajas de vehículos en los CATS o las bajas temporales y vehículos siniestrados.

Uno de los temas que despertó más interés y en el que se hizo más hincapié fue en profundizar acerca de la nueva Ley que entró en vigor a finales del pasado mes de enero y por la que se declara ilegal la venta de recambios de coches usados entre particulares. La normativa obliga a que sean los Centros Autorizados de Tratamiento los que pueden extraer y vender posteriormente esas piezas, una vez concluido el proceso de descontaminación y estando recogidos en el registro de bajas definitivas de la DGT. De hecho, los CATs tendrán que notificar a la Consejería competente de cada Comunidad Autónoma el estado del vehículo que recogen y especialmente si detectan la falta de alguna pieza o componente.

Los beneficios para el medio ambiente que proporciona esta medida de actuación prevalecen por encima de otras consideraciones y las asociaciones del sector aplauden esta iniciativa en la confianza de que tanto los particulares como las empresas se verán beneficiados. La medida amplía la responsabilidad de los productores que tendrán que facilitar a los particulares la recogida de estos vehículos al final de la vida útil, para llevarlos a los centros de tratamiento y descontaminación.

 

Imagen: Movilex