Plan de Acción en Sustentabilidad para equipos eléctricos y electrónicos 2025

WRAP acaba de hacer públicos las conclusiones del trabajo de investigación llevado a cabo con numerosas empresas, para ofrecer soluciones en el uso de recursos reutilizables y para generar importantes retornos económicos al tiempo que se favorece la economía circular en la sociedad y el sector empresarial.

WRAP (Waste and Resources Action Programme), “Programa de Acción de Residuos y Recursos” para promover la gestión sostenible de los desechos, ha presentado el Plan de Acción en Sustentabilidad para equipos eléctricos y electrónicos 2025. Con ese horizonte de trabajo ofrece una serie de acciones que pueden contribuir de manera notable a la filosofía de economía circular para mejorar la sostenibilidad de las empresas.

Algunos detalles que se marcan en el Plan de Acción para la sostenibilidad planteado son la “mejora de la durabilidad que es un aspecto muy valorado por los consumidores a la hora de efectuar una compra de este tipo de aparatos eléctricos”. Además de potenciar la durabilidad de los artículos, en el informe se insiste en la necesidad de comunicar esa particularidad a los clientes.

La segunda cuestión a tener en cuenta, relacionada con la anterior, es minimizar las devoluciones de productos como objetivo central para reducir costes, eso conlleva la necesidad de atender a la durabilidad y plantearse como desafío en la fabricación un acabado que favorezca esa reducción en la tasa de retorno.

Aunque el gran reto de este sector pasa por aumentar la reutilización y el reciclaje, para lo que se necesita una mayor concienciación ciudadana sobre la reutilización de productos una vez que las empresas los haya reacondicionado con material de calidad similar. La generación y mantenimiento de este flujo constante de productos permite alimentar una cadena de suministro con material reciclado de calidad para satisfacer las necesidades de los clientes y del mercado, en general. A este reto habrá que sumar la adecuación del marco legal y administrativo que lo permita y potencie.

Este aspecto podría contribuir, además, a la generación de empleo y el desarrollo de un nuevo modelo de negocio para procurar una mayor rentabilidad a las empresas, como cuarto pilar a tener en cuenta.

Para terminar, el informe advierte acerca de las consecuencias que podría tener para el sector una política lineal que se cierre a ver en estos cambios la línea por la que pasa el futuro. Se trata de planteamientos que marcarán un desarrollo competitivo de los negocios en este sector al tiempo que se suman a la filosofía de una firme apuesta por la economía circular.

El plan de acción pasa por “mejorar la durabilidad, minimizar retorno, aumentar la reutilización y reciclado, fuentes sostenibles y resilencia en la cadena de valor”, según se recoge en el informe.

Sus conclusiones se basan en la investigación realizada con la industria electrónica y sobre las actitudes de los propios consumidores con respecto al uso de productos electrónicos, a su retorno y a su reaprovechamiento. Según sus datos, “la mitad de los consumidores están dispuestos a comprar artículos eléctricos usados ​​de un minorista de renombre y el 83% les interesa participar de un sistema de recuperación de RAEE”.

Esto propicia un entorno favorable para que las industrias del sector electrónico inviertan en economía circular y aprovechen el potencial que los recursos reutilizables tienen en el mercado, después de trabajar en la concienciación social para que los consumidores contribuyan con esta apuesta. Cada año se generan más toneladas de aparatos electrónicos en desuso por diversas causas, si las industrias son capaces de orientar su retorno de una manera sostenible, conseguirían un nuevo canal de negocio al tiempo que se contribuye con el ahorro energético que ello conlleva.

WRAP se refiere en este punto, para ejemplificar sus estudios y conclusiones, a la empresa Samsung y su política de alquiler de terminales telefónicos inteligentes, con los que puede recuperar esos productos de elevado valor aunque estén usados y reutilizar sus componentes para ser procesados de nuevo, e incluso recuperar los terminales con piezas originales y certificando que los datos se limpian de dichos aparatos para tranquilidad de los usuarios.

 

Imagen: WRAP