Las propuestas para mejorar la gestión de RAEE dentro del Proyecto Horizonte 2020 de la UE

Una de las propuestas que nacen a raíz del Proyecto Horizonte 2020 de la UE, en materia de reciclaje, es la llamada CloseWEEE, que recoge una serie de “soluciones integradas para el pre-procesamiento de equipos electrónicos, cierre del circuito de post-consumo de plásticos de alta calidad y recuperación avanzada de materias primas críticas antimonio y grafito”. Así se presenta este proyecto iniciado en 2014 y que tiene como fecha de finalización el próximo año 2018.

Hasta entonces las actuaciones de CloseWEEE pasan por “mejorar la separación y recuperación avanzada de flujos de plástico valiosos (PC-ABS y ABS) que aún no tienen un sistema de reciclaje programado, así como recuperación eficiente e innovadora de los recursos de aditivos, minerales críticos y metales de los flujos de RAEE, además de mejorar el flujo de información a los recicladores a través de un Centro de Información de Recicladores para que los procedimientos de reciclaje sean más rápidos y seguros”. Con esos objetivos claros, el proyecto nace de la advertencia acerca del “desperdicio de equipos eléctricos y electrónicos (WEEE), un complejo flujo de residuos que comprende metal, vidrio, madera y plástico”. En ese sentido, la directiva europea sobre RAEE ya se centra en la recuperación de materias primas secundarias como acción obligatoria.

La iniciativa CloseWEEE pretende cerrar el ciclo a través de “tecnologías de recuperación robustas y rentables, aportar una nueva vida a los materiales reciclados aportando un valor añadido, haciendo especial hincapié en la separación de materiales peligrosos y valiosos”, todo ello con el principal reto de “aumentar el rendimiento de los materiales recuperados de los flujos de WEEE”.

Algunas de las acciones propuestas comprenden la minimización de “los niveles de compuestos peligrosos en cualquier fracción de producto a niveles, que cumplan los requisitos especificados por la regulación y las normas de las industrias con seguridad; así como reducir las pérdidas de Co y grafito durante el tratamiento de las baterías de EOL Li-Ion al menos el 50%”.

En el ámbito de I+D por el que se apuesta para alcanzar los objetivos, desde CloseWEEE “se trabajará considerablemente en la evaluación económica y ambiental de los procesos, así como en la difusión y explotación de estas tecnologías”.  Sin perder de vista una acción respetuosa con el medio ambiente, toda vez que se aportará una segunda vida a los materiales recuperados, así como con un proceso de difusión oportuno para llegar tanto a los recicladores como al resto de las partes interesadas en el proceso en cuestión.

 

Imagen: CloseWEEE